13 nov. 2008

Agradecimientos


Hago un alto en este blog para agradecer públicamente a los organizadores de la Bienal de novela Adriano González León 2008. Estos son: el Pen Club de Venezuela (muy especialmente a Edda Armas), el grupo de empresas Econoinvest (Herman Sifontes) y a la Editorial Norma (César García, Vladimir Mujica, Elsa Rivas) Los primeros, por llevar a cabo la organización de todo, los segundos por el patrocinio, y a Norma por el compromiso en editar mi novela.

Por supuesto quiero agradecer de manera muy especial al jurado calificador conformado por Michaelle Ascensio, Oscar Collazos, Ariel Magnus, Rafael Castillo Zapata y Alberto Barrera Tyszka, por confiar en Bajo tierra y contribuir para que la novela se haya llevado el premio.

Pero la lista de agradecimientos debería comenzar por Pía Bouzas, escritora, esposa, cómplice, que fue la primera en leer el manuscrito y hacer observaciones, como siempre, fundamentales. También a mi hermana Sonia, quien leyó el manuscrito acá en Buenos Aires y cuya lectura fue tremendamente estimulante. Y por último al poeta, profesor y amigo Niall Binns quien, con su habitual antena detectora de fallas, erratas y aciertos (cuando los hay), consiguió limpiar bastante la novela y hacer excelentes sugerencias.

Además debo agradecer a Antonio López Ortega y Gustavo Guerrero. Al primero por sus cálidas palabras de apoyo, por su confianza en mi trabajo; y al segundo por la reciente lectura de Bajo tierra, por su acompañamiento y sus utilísimos comentarios.

No puedo dejar de mencionar a mi hermano Carlos, quien se tomó el trabajo de imprimir las cinco copias de la novela (más de mil páginas), encuadernarlas y llevarlas personalmente a la dirección que las bases del concurso indicaban. Sin él, esta historia sería otra. Y al resto de mi familia, mi madre y mis hermanos, que siempre está ahí apoyando, haciendo barra, y a veces haciendo la ola.

Por último debo decir que Bajo tierra es, entre otras cosas, una búsqueda simbólica del padre. Y esta búsqueda no hubiese sido posible de yo no haber vivido la experiencia de la paternidad.

A mi hijo Manuel va dedicada la novela y espero que, cuando pueda y quiera leerla, le guste.

Gracias a todos.


*En la foto, Adriano González León.

7 comentarios:

Lena dijo...

Gustavo...

¿cómo me hago con el libro?

!Es que me pican los dedos!

Cuentame...cuando puedas...

Cariños!

María Antonieta Arnal dijo...

Muy sentidas tus palabras de agradecimiento. Ya quiero que salga el libro para empezarlo a leer.

Gustavo Valle dijo...

-Lena, el libro sale el primer trimestre del 2009.
Me simpatizan tus dedos picorosos... ¿Picorosos?

-María Antonieta, como no estuve presente en el momento de la lectura del veredicto, colgué aquí lo que hubiera leído allá.
Gracias.

Lena dijo...

¿Picorosos?

jajajajajajajaja

Sale ya, entonces.

Qué bien!

¿lo consigueré en España?

¿O tendré que esperar a que un alma caritativa se apiade de mis dedos y me lo traiga?

Ojalá que para Reyes lo tenga!

Un abrazo!

Veronica dijo...

Querido hermano:
Nos has dado una gran alegria con esta noticia. Tu primera novela y decision unanime...Bravo! Papi debe estar muy orgulloso.

Los "cheerleaders" de Miami te siguen animando y apoyando...
Un abrazote,
Vero

caroaular dijo...

Te daré gracias, Norma, con todo mi corazón y glorificaré tu nombre para siempre. Porque grande es tu misericordia para conmigo al oir mis plegarias; y habrás de elevar mi alma al goce de estas letras.

Mis más sinceras felicitaciones,
un gran abrazo
nos vemos bajo tierra

caroaular dijo...

¡Épale, Gustavo! me perdí y nunca te dije por qué mi gran entusiasmo por la publicación de tu novela... El Nacional, Papel Literario, Montejo, "Lo que nos ata a la tierra". Después de leer este homenaje, que para mí fue el que más me acercaba a su poesía (¡qué hermoso! ¡qué, no sé qué...es poco lo que diga), corrí a mi compu para ver qué más podía leer de ese tal Valle (perdona mi ignorancia, pero así soy. Es que pierdo mucho tiempo viendo a la gente y trabajando y yendo a la montaña y a conciertos y esas cosas). Lo que conseguí hizo que siguiera buscando, leyendo y preguntando para leer más. No conseguí nada en las librerías (me quedé con las ganas de leer "La paradoja de Itaca"). Al tiempo supe del premio. Entonces salté (literal) con una "raigal alegría".

Gracias Montejo, gracias Gustavo

Saludos,
Carolina Aular

PS. Al El Nacional le debo muchas lecturas (eso de muchas es relativo. no soy lectora en cantidades). Allí descubrí tambi´n a Rodrigo Blanco Calderón, de quien también también espero paciente a que se lance a escribir su primera novela. (No te pierdas "Los Invencibles").